tu web tu web tarifas tarifas tu web tu web
Tratamiento la Artrosis de rodilla con hialurónico

El ácido hialurónico es un componente fundamental de la articulación, que juega un destacado papel en la hidratación del cartílago y en el mantenimiento de la viscosidad de líquido sinovial, imprescindible para la correcta ejecución de las funciones de la rodilla. En la artrosis, la concentración de hialurónico sinovial desciende de manera decisiva, lo que se ha relacionado con los síntomas de la artrosis, fundamentalmente el dolor y la rigidez al caminar.

¿Qué aplicaciones clínicas posee y como la utilizamos?

Aunque desde hace más de 30 años se ha intentado mejorar la lubrificación de la rodilla artrósica por diversos métodos, no es hasta la década de los 90 cuando se obtienen los primeros hialurónicos adecuados para su inyección articular. Actualmente el producto que empleamos en la clínica es un ácido hialurónico purificado, que provoca un notable y prolongado alivio de los síntomas de la artrosis.

El tratamiento se realiza mediante una serie de inyecciones con aguja muy fina, prácticamente indoloras. El beneficio clínico puede ser duradero, aunque variable, siendo preciso repetir la terapéutica, en algunos casos a los 6-12 meses La incidencia de efectos adversos relacionados con el tratamiento es mínima, siendo, en general, leves y transitorios, que no limitarán la realización de sucesivas inyecciones.

¿Dónde se realiza?

En la Clínica del Dolor, mediante un procedimiento muy simple, que dura 15 minutos. Tras la técnica, se puede regresar a casa, sin ningún problema.